Como ya se ha señalado en artículos anteriores[1], una de las características de los movimientos sociales contemporáneos ha sido plantear sus demandas bajo la lógica de los derechos